Cómo vivir en una comuna hippie en España: requisitos, funcionamiento y dónde están

El movimiento hippie ha influenciado a una innumerable cantidad de personas desde su nacimiento en los años 60 en los Estados Unidos. Los hippies creen en la paz universal a través de la convivencia, el respeto por la naturaleza, el libre pensamiento y un modo de vida sostenible.

Desde sus principios, fue un movimiento revolucionario, liderado por jóvenes que buscaban liberarse de las ataduras creadas por la sociedad. La guerra de Vietnam fue un evento clave que impulsó la filosofía hippie. Muchos jóvenes se negaron a unirse al ejército norteamericano alegando que no deseaban tomar un fusil y disparar a los vietnamitas.

Los hippies diseñaron su propio sistema de vida en rebelión contra el capitalismo, las normas establecidas y las etiquetas, sin importarles renunciar a las comodidades que ofrecía la sociedad. El movimiento hippie ha evolucionado y, aunque ya no se observa con tanta fuerza como en los 60, aún existen comunidades que viven según sus preceptos.

En las siguientes líneas te vamos a explicar los requisitos para pertenecer a una comuna hippie.

¿Qué es una comuna hippie?

Una comuna hippie es un grupo de personas que deciden vivir de manera voluntaria en comunidad bajo la filosofía hippie. No siguen las creencias clásicas de la sociedad y tienen su propio sistema de vida.

¿Cómo es el estilo de vida de un hippie?

Un hippie posee un estilo de vida bohemio y una actitud antiautoritaria. Esto le lleva a renunciar a todas las comodidades capitalistas y a la tendencia consumista que caracteriza a nuestras sociedades. Sus consignas principales son el amor, la paz y la libertad.

El pacifismo es parte esencial de su estilo de vida. De hecho, su consigna más famosa es “haz el amor y no la guerra”. Su apariencia también va en contra de todo lo que la moda y los parámetros de la sociedad dictaminan. Es por eso que su imagen personal pierden relevancia para ellos.

Otros factores importantes para los hippies son la vida en comunidad, la vida sustentable, el respeto por la naturaleza, la libertad sexual y la liberación de la mujer. 

¿Cómo funciona una comuna hippie?

En una comunidad hippie todos los miembros viven bajo la misma filosofía. La tierra no tiene propietario, sino que les pertenece a todos. La comunidad es auto sustentable y genera sus propios alimentos. El respeto por la naturaleza es la norma más importante de la comunidad.

No existe jerarquía de mando, aunque sí existen reuniones generales para discutir los temas de la comunidad y tomar decisiones en conjunto. Nadie paga nada por pertenecer a la comunidad o por habitar la tierra, pero cuentan con una caja comunitaria donde cada uno aporta el dinero que puede.

Las comunidades hippies no son cerradas. Al contrario, reciben a todos los que quieran sumarse.

Por lo general, los hogares están hechos con materiales prefabricados y de reciclaje. Además, no cuentan con energía eléctrica, televisor, ni las comodidades a las que solemos estar acostumbrados.   

Comunas hippies actuales en España

En la actualidad, existen varias comunas hippies en España, veamos cuáles son:

Beneficio (La Alpujarra, Granada)

Esta es una de las comunas hippies más clásicas de Europa. Aquí viven más de 250 personas, incluidos unos 50 niños, y convergen una gran cantidad de culturas. Está situada en las laderas de Alpujarra de Granada, muy lejos de la civilización.

No encontrarás ningún cartel que indique su ubicación ni tampoco la encontrarás en ningún mapa. Funciona desde los años 70 y fue fundada por hippies ingleses que lograron “liberar la tierra” y colocarla a disposición de todos. Su idioma oficial es el inglés.

Las casas cuentan con autoabastecimiento, la mayoría no cuenta con energía eléctrica y solo algunas pocas tienen paneles solares. No tienen televisores, ni cobertura para los móviles. No obstante, sus habitantes viven felices rodeados por la naturaleza.

Todo el mundo es bienvenido y muchos mochileros llegan a la comuna y acampan varios días.

Matavenero (León)

Se trata de una aldea ecológica de difícil acceso. Se encuentra situada a 1000 metros de altitud y solo se puede llegar a ella después de 3 horas por un estrecho camino de tierra. El principal lema de la comuna es “sin molestar a nadie, cada uno vive como quiere”.

Fue fundada en 1989 y en la actualidad habitan allí unas 120 personas. Algunas casas cuentan con energía eléctrica obtenida de paneles solares y los desechos son utilizados para abonar las cosechas.

Existen algunas normas comunes, sobre todo de carácter ecológico. Están prohibidos los motores en el interior de la aldea, se desaprueba el consumo de tabaco, alcohol de alta graduación o drogas. Solo hay un teléfono en el pueblo y solo puede utilizarse una hora al día. Todos los jueves hay una jornada de trabajo comunal.

Valdepiélagos (Madrid)

Esta comunidad es una de las más accesibles, pues se encuentra a solo a 50 km de Madrid. Gracias a ello, mucha gente acude para darse un respiro y aprender un nuevo estilo de vida. Entre ellos escritores, músicos, profesores y artistas. Por ello, la cantidad de habitantes se renueva de forma constante. 

La comuna se autoabastece mediante sus huertos y placas solares. Una novedad es que cuentan con su propia moneda: “las moras”. De este modo, se facilita el trueque como principal medio de intercambio social.

Los habitantes más expertos imparten clases de cocina, fabricación de jabones y velas, yoga o música. De modo que todos pueden aprender un oficio y trabajar en beneficio del colectivo. 

Negueira de Muñiz

En la orilla del embalse de Grandas, a medio camino entre Lugo y Asturias, se encuentra otra comuna hippie en España. Los habitantes se dedican a la agroecología y a la bioconstrucción. Se alimentan de los productos que ellos mismos cosechan y producen, y lo sobrante lo venden a los pueblos cercanos.

Otro mundo (Castilla La Mancha)

Se trata de un campamento ecológico ubicado en plena Sierra del Segura y gestionado por una familia extranjera. Aquí, se vive como lo hacían las comunidades de antaño. Se recibe a todo visitante que quiera escapar de las rutinas de la ciudad y disfrutar de la naturaleza.

En el campamento es posible alojarse en cúpulas retro llamadas domes, con energía solar y baños ecológicos.

Requisitos para vivir en una comuna hippie

No existe ningún requisito establecido para ser parte de una comunidad hippie más que estar de acuerdo con las creencias de la comunidad. Los hippies creen que la tierra es de todos. Por lo tanto, todas las personas que quieran ser parte de la comunidad son bienvenidos.

Cómo puedo ir a vivir a una comuna hippie

Si quieres vivir esta experiencia, solo tienes que buscar una comuna hippie y llegar hasta el lugar. Por lo general, las comunas hippies reciben a todas las personas que quieran formar parte de la comunidad. El único requisito es compartir las creencias de la comunidad y sobre todo mostrar un gran respeto por la naturaleza.

Algunas comunidades cuentan con casas comunales donde se ofrece alojamiento a los nuevos habitantes.

Si vienes desde fuera del país, te puede interesar conocer los requisitos para ir a España.

Preguntas sobre comunas hippies

A continuación, daremos respuesta a las preguntas más comunes sobre las comunas hippies:

¿Puedo ir a vivir a una comuna hippie extranjera?

Sí. Aunque es recomendable que averigües las normativas de la comunidad hippie en la que te gustaría habitar.

¿Cuál es el país con más hippies?

No existe un censo que nos permita saber qué país tiene más hippies en la actualidad. Sin embargo, podrás encontrar campamentos y comunas hippies en países como Australia, Argentina, India, Estados Unidos, España, Dinamarca, Brasil, México y seguro en muchos países más.

Opiniones sobre vivir en una comuna hippie

Veamos algunas opiniones de personas que han vivido la experiencia de habitar en una comunidad hippie:

Vine hace algunos años en un pueblo cercano y descubrí la comuna Beneficio. Inmediatamente, me instalé con un par de amigos. En esta comuna, todo el mundo es bienvenido. Desde que llegamos, nos han tratado con gran amabilidad. Aquí convivimos sin electricidad, sin televisión y sin móviles. No los necesitamos pues nos tenemos los unos a los otros. Soy chef de profesión y trabajo la mitad del año en Londres, hasta que conseguí el dinero suficiente para venir. Prefiero estar aquí y trabajar para la comunidad sin un jefe y sin horarios

Mateo (habitante de la comuna Beneficio)

Durante muchos años, me pregunté si valía la pena trabajar 40 años en algo que no quería solo para pagar la hipoteca de un piso pequeño. Vivir debe ser mucho más sencillo. Por eso, me animé a probar la vida en una comuna hippie, respetando a la naturaleza y las decisiones de los demás. El cambio fue algo abrupto al principio. Me he quedado sorprendido con el autoabastecimiento de la comunidad y de cómo se puede vivir tan bien con tan poco.

Samuel (habitante de la comuna Matavenero)

Reconozco que esta no es experiencia para todo el mundo, las personas que se encuentren muy apegadas a las comodidades mundanas difícilmente podrán sobrevivir en un ambiente como este. Sin embargo, es una gran alternativa para los que queremos vivir en armonía con el ambiente y con normas construidas por el colectivo y no por un pequeño grupo de políticos. La comuna me ha parecido un sitio único, los niños corren libres, aprenden todos los días de la naturaleza. Aquí somos felices.

Valerie. (habitante de la comuna de Valdepiélagos)

Más requisitos para vivir en otros países

4 comentarios en «Cómo vivir en una comuna hippie en España: requisitos, funcionamiento y dónde están»

  1. Estoy fascinado. Yo estuve en la Alpujara en el 79. Tengo 62años y desesperado por poder vivir de esa manera porque creo tener la misma mentalidad basada en la libertad y el respeto hacia todos y hacia todo. Además, tengo la sensación de que ya no encajo en esta sociedad y con la gente que convivo. Mi economía es una ruina y no sé qué manera tengo de incorporarme a ese estilo de vida. Por supuesto, estoy dispuesto a colaborar en todo. Fui cocinero en el primer vegetariano que hubo en España.

    Responder
  2. ¡Bonito artículo! Se me presenta la oportunidad de volver a mis raíces, a la Tierra y vivir en armonía con ella y sus habitantes. He vivido cerca de Beneficio, en Orgiva, durante unos 10 años y subí una vez con un amigo. No podré recordar el camino. Siento que si llego a Cañar, a alguien encontraré quién me acompañará hasta alli. Mi nombre es Sabina ( como «hija de Helga»). Me recuerdan quizás algunos habitantes de Beneficio.

    Responder
  3. Quiero visitar la comunidad. No puedo seguir viviendo entre la sociedad. Me amarga la vida. Quiero vivir en armonía con la vida. Y la tierra. Cocinar bañarme en ríos. Y cazar vivir de la tierra y del campo. Me gustaría que me dieran la ubicación justa para llegar.

    Responder

Deja un comentario